Tag Archives: dedicación

Trabajos y tiempos: apuntes sobre la desigualdad de género

 

El concepto de trabajo ha sido identificado como empleo dentro de los sectores del pensamiento sin tener en cuenta que el ámbito mercantil se apoya en otros sectores. La economía tradicional ha invisibilizado el trabajo dentro de los hogares, es más, históricamente no ha sido considerado trabajo (Legarreta, 2008). Tampoco se ha tenido en cuenta la relación que existe entre el “proceso de producción y de reproducción de mercancías y el proceso de reproducción social de la fuerza de trabajo” (Carrasco, 2007: 147). Además, las relaciones laborales se han basado en los procesos de producción mercantil, en las condiciones de trabajo, y no en las condiciones de vida.

Los tiempos de trabajo productivo y doméstico – familiar se configuran de forma diferente: difieren los ritmos, la intensidad o la secuencia. El tiempo en el mercado laboral es un tiempo rígido, “pautado, regular, medible en términos de horario y de reloj, diacrónico” (Carrasquer, 2005: 5); el tiempo doméstico y familiar permanece subordinado al productivo, es dependiente de éste y de otras instituciones relacionadas como los colegios, comercios y demás servicios. Es un tiempo sincrónico, que puede exigir la simultaneidad de tareas, que, según qué actividad requiere unas condiciones temporales rígidas y que puede resultar imprevisible, por lo que demanda disponibilidad (Carrasquer, 2005).

Una sociedad no podría subsistir si se basa exclusivamente en el trabajo mercantil ya que necesita del trabajo dentro del hogar para el cuidado de la vida. Estos trabajos realizados en la esfera doméstica no están reconocidos socialmente. Sin embargo, se valora y se considera como universal el trabajo mercantil, asignado socialmente y asumido por los hombres. Muchas mujeres trabajadoras además de tener que realizar una jornada completa dentro del mercado laboral tienen una segunda jornada dentro del ámbito doméstico lo que Balbo (1994) denomina doble presencia que “convierte a las mujeres en equilibristas obligadas a hacer cuadrar un balance de tiempo muy rígido y se traduce en su vida cotidiana (…) en sobreagotamiento, neurotización y privatización” (Balbo: 1994: 513). No hay, por tanto, una corresponsabilidad entre mujeres y hombres en los hogares, sino que el peso del trabajo doméstico y de cuidados es asignado y asumido por las mujeres. Así, las mujeres tienen una disponibilidad parcial en el mercado laboral y trabajan menos horas anuales que los hombres.
Como vemos, la posición de las mujeres en el mercado laboral queda debilitada por la división doméstica del trabajo de tal manera que “el mercado de trabajo perpetúa la división doméstica del trabajo y viceversa. Este proceso es el resultado actual de la continua interacción de dos sistemas engranados: el capitalismo y el patriarcado” (Hartmann, 1994: 258).

La Encuesta de Empleo del Tiempo realizada por el Instituto Nacional de Estadística (2010) nos muestra que persisten las desigualdades de género en relación al trabajo no remunerado: los varones realizan una media de 2 horas 32 minutos diarios al cuidado del hogar y de la familia mientras que las mujeres dedican el doble de horas (4 horas 29 minutos de media diaria).

Tabla 1. Personas que realizan la actividad en el transcurso del día y duración media diaria (DMD) dedicada a la actividad según sexo.

 

  Hombres Mujeres
  DMD Horas DMD minutos DMD Horas DMD minutos
3 hogar y família 2 32 4 29

 

 

Instituto Nacional de Estadística. Encuesta de Empleo del Tiempo. 2010

El hecho de que exista una marcada división sexual del trabajo en los hogares condiciona la vida laboral de las mujeres: tienen una mayor parcialidad y temporalidad contractual siendo una de las dificultades para poder promocionar y hacer carrera profesional. Además, este hecho, entre otros factores, condiciona los salarios, que se mantienen más bajos para las mujeres.

Sin embargo, hay algunas medidas que pretenden, poco a poco, ir cambiando el modelo. Los Bancos del tiempo han sido una apuesta por el intercambio de servicios por servicios donde el valor de cambio es el tiempo y no el dinero. Es un proyecto que promueve una alternativa económica, en el que se fomentan las relaciones y la creación de redes sociales en el vecindario.

Una persona es donante y receptora de tiempo convertido en intercambio de actividades que mejoren la calidad de vida de las personas, la conciliación de la vida laboral y familiar y, se den respuesta a necesidades de la vida cotidiana de una forma más igualitaria. Algunos de los ejemplos de servicios a intercambiar serían: el acompañamiento de personas de la tercera edad ayudándoles a hacer la compra o a ir al médico; ayudar a niñas y niños a hacer los deberes, leerles cuentos o jugar; hacer de canguro de niñas y niños; cuidado de animales domésticos; realizar tareas domésticas o reparaciones en los hogares; etc. (http://bancdetempsdesants.org/). La Asociación para el Desarrollo de los Bancos del Tiempo ha desarrollado un vídeo explicativo sobre los Bancos del Tiempo (https://www.youtube.com/watch?time_continue=1&v=Q_2-pXhU2Og) donde remite al siguiente enlace para encontrar el Banco del Tiempo más cercano: http://www.bdtonline.org/

Andròmines apuesta por un modelo de organización del trabajo que posibilita a su plantilla poder compatibilizar la vida laboral con la familiar. En este sentido, una de las medidas que se establecen están relacionadas con los horarios laborales, que favorecen la conciliación laboral – familiar.
Por otro lado, Andròmines, organiza talleres, como los talleres de robótica infantil, en los que invita a participar a madres y padres con hijas e hijos fomentando la corresponsabilidad en los cuidados y promoviendo el tiempo de ocio en familia: https://twitter.com/Andromines/status/941962624706797568

Avanzar hacia la igualdad de género en el mercado laboral requiere de una mayor implicación de las instituciones públicas, las empresas y el tercer sector. La actuación de estos agentes debe ir en la línea de posibilitar la conciliación real del ámbito laboral y familiar mediante la organización efectiva del tiempo. Asimismo, una corresponsabilidad en las tareas del hogar y del cuidado de personas dependientes se hace necesario para alcanzar una igualdad real entre mujeres y hombres. Esto requiere un cambio en el sistema de valores y creencias para lograr una valorización social del trabajo doméstico y un reparto equitativo en las tareas. Es fundamental avanzar hacia un sistema donde la vida se sitúe en el centro.

Patricia Fiol
Tècnica d’Inserció-Prospecció d’Andròmines

 

Bibliografía

− Asociación para el Desarrollo de los Bancos del Tiempo. [en línea] [fecha de consulta: 19 de marzo 2018]. Disponible en: <http://www.bdtonline.org&gt;
− Balbo, Laura (1994). “La doble presencia” en Borderías; Carrasco; Alemany (1994) Las mujeres y el trabajo: rupturas conceptuales. Barcelona: Icaria.
− Banco del Tiempo de Sants [en línea] [fecha de consulta: 19 de marzo 2018]. Disponible en: <http://bancdetempsdesants.org&gt;
− Carrasco, Cristina (2007) “Mujeres y Trabajo: Entre la invisibilidad y la precariedad” En: Birulés Bertrán, Josefina y Vivas Larruy, Mª Ángeles. Mujeres y Trabajo: Entre la precariedad y la desigualdad. Madrid: Consejo General del Poder Judicial pp. 145 – 163
− Carrasquer Oto, Pilar (2005) “El temps: masculí i plural. Apunts sobre la temporalitat sexuada de la vida quotidiana i la problemática de la conciliació”. Ambits. Monográfico sobre “Temps i Vida quotidiana”. Nº 32
− Hartmann, Heidi (1994). “Capitalismo, patriarcado y segregación de los empleos por sexo”. En: Borderías, Cristina, Carrasco, Cristina y Alemany, Carmen. Las Mujeres y el Trabajo: Rupturas conceptuales. Barcelona: FUHEM. pp. 255 – 294.
− Instituto Nacional de Estadística. [en línea] Encuesta de Empleo del Tiempo. [fecha de consulta: 19 de marzo 2018]. Disponible en: <http://www.ine.es/dyngs/INEbase/es/operacion.htm?c=Estadistica_C&cid=1254736176815&menu=resultados&idp=1254735976608&gt;
− Legarreta Iza, Matxalen (2008) “El tiempo donado en el ámbito doméstico. Reflexiones para el análisis del trabajo doméstico y los cuidados”. Cuaderno de Relaciones Laborales. Nº 2, pp. 49 – 73.
− Twitter. [en línea]. Andròmines. [fecha de consulta: 19 de marzo 2018]. Disponible en: <https://twitter.com/Andromines/status/941962624706797568&gt;

 

Anuncis

Andròmines y el trabajo en red, nos acompañas?

images

Hasta este escrito que os hacemos llegar os hemos ido desgranando varias miradas, proyectos y acciones concretas de Andròmines, también lo iremos haciendo después de este escrito pero ahora lo que queremos es acercaros como Andròmines los lleva a cabo siempre: desde el trabajo en Red!!!! No entendemos un trabajo aislado de su entorno, nos enriquecemos cuando la visión de una situación es compartida.

Parece que ahora esté de moda que si no hablas del trabajo en red no estés a la última…. pero nosotras consideramos que no nos hemos inventado nada… puesto que desde siempre las entidades sociales hemos trabajado en red y hemos sido conscientes que no hay otra manera de trabajo posible cuando estás interviniendo con personas!!!

Trabajar en red quiere decir: pensar, comunicarnos y actuar conjuntamente, compartiendo objetivos y recursos, unificando capacidades y esfuerzos, relacionando nuestras acciones. La red nos complementa.

“No podemos pretender abordar o resolver sólo a nivel micro, mediante la construcción y reconstrucción de vínculos (en una vida individual, en una familia, en un barrio), problemas de carácter macro en lo que tiene que ver cómo acceso a recursos y derechos […] Sin embargo, la acción macro desde lo público se queda corta en la lucha contra la exclusión social y la promoción de la calidad de vida porque no penetra en los espacios microsociales que resultan sin duda claves para la inclusión social y el bienestar de la gente” (Fantova, 2007).

Existe una tendencia hacia la especialización, una especialización necesaria de cara a ofrecer una respuesta cuidadosa a la complejidad de la atención social, pero la lógica de la división del trabajo en muchas ocasiones se ha enfrentado con la necesidad de ofrecer respuestas más globales e integrales en la solución de los problemas. Es por eso que Andròmines apuesta por una atención especializada pero mediante un trabajo en red real, en el que el protagonista sea la persona y que detrás de este trabajo en red exista una coordinación real, una visión global que se traslade a una intervención individual desde cada servicio que le acompaña, teniendo en cuenta todas sus necesidades y potencialidades.

“Las redes son, antes que nada, formas de interacción social, espacios sociales de convivencia y conectividad. Se definen fundamentalmente por los intercambios dinámicos entre los sujetos que las forman. […] Las redes son sistemas abiertos y horizontales, y aglutinan a conjuntos de personas que se identifican como las mismas necesidades y problemáticas.” “La redes, por tanto, se erigen como una forma de organización social que permite a un grupo de personas potenciar sus recursos y contribuir a la resolución de problemas […]. Su lógica no se la de homogeneizar a los grupos sociales, sino la de organizar a la sociedad en su diversidad, mediante la estructuración de vínculos entre grupos como intereses y preocupaciones comunes. De alguna manera, las redes implican un desafío a la estructura piramidal, vertical, de la organización social y proponen una alternativa a esta forma de organización que pueda hacer frente a las situaciones de fragmentación y desarticulación que se vive en la actualidad” (Rizo, 2006)

Consideramos las redes como un ingrediente de mejora de nuestra manera de trabajar. Significa una gran oportunidad para las personas que las integramos y con las que construimos nuestros programas y proyectos. Un aspecto clave que nosotras consideramos es el espacio de coordinación, es fundamental para la integridad del trabajo que desarrollamos dado partimos de la fragmentación de enfocs y prácticas a una visión más global que ayudará a ajustar una respuesta centrada a la realidad.

La cooperacióń entre entidades nos permite:

  • Generar conocimientos mutuos.
  • Sumar las capacidades y recursos de cada una.
  • Aprovechar y complementar estos recursos.
  • Identificar y obtener nuevos recursos.
  • Poder llevar a cabo proyectos con mayor alcance social, que sean coherentes entre ellos y no se contradigan.
  • Ver crecer nuevas influencias y proyectos sociales.
  • Nos aporta crecimiento hacia otros horizontes.
  • El trabajo en red fomenta los objetivos y acción comunes, incluir diferentes visiones y cooperar para conseguirlos, somos útiles para otras entidades, desde una horizontalidad en la toma de decisiones y el sentimiento de pertinencia participativa y compromiso conjunto: actuamos juntas!!!!

El reto actual para Andròmines es reforzar la motivación para cooperar, incrementando y mejorando los espacios por conocimiento mutuo. Sobre todo dedicando más tiempo a la coordinación y así entre otros aspectos conseguir sensibilización y consiguiendo el espaldarazo de las Administraciones Públicas.

Andròmines tenemos muy claro que la red no es una finalidad sino un medio para conseguir nuestros objetivos comunes. Estamos seguras que la comunicación recíproca, el diálogo permanente y el intercambio de ideas, son esenciales por una construcción y gestión colectiva del conocimiento, de tal manera que el compartir nos empodera para seguir el camino del cambio a mejor.

El trabajo en red necesita del impulso, la iniciativa y el trabajo de personas y de entidades concretas que dinamizan la red. El liderazgo de la red tiene que ser compartido para sumar los esfuerzos y las capacidades de las personas. Andròmines en las diferentes redes de las que somos miembros hemos tenido este papel cuando hemos pensado que podíamos aportar elementos cualitativos al conjunto de entidades para llegar a sumar. Creemos que ha sido y es un compromiso de toda la organización no sólo de los representantes que están a las reuniones.

Y siempre, siempre, nos hemos basado en un conocimiento mutuo y la confianza entre las organizaciones y personas.

Andròmines apuesta por un trabajo en red desde premisas básicas cómo:

  • Todos participamos, todos lideramos.
  • Transparencia en la toma de decisiones y en los recursos.
  • Sabemos el que hacen el resto de miembros.
  • Evaluamos la accióń común y el funcionamiento de la red.
  • Aprovechamos las oportunidades de las nuevas tecnologías para comunicarnos.
  • Somos conscientes que las redes son principalmente relaciones entre personas.
  • Hagamos incidencia para mejorar determinadas leyes y políticas sociolaborales y a la vegada por el cuidado del medio ambiente.

Andròmines hemos participado en la creación de varias redes de trabajo para dar respuesta a personas en riesgo de exclusión y para mejorar la gestión de los residuos. A la vez Andròmines pertenece y trabaja de manera coordinada con entidades y organismos de ámbitos diversos, a nivel de barrio, comarcal, autonómico, estatal y europeo, e intercambiamos experiencias de inserción sociolaboral y tratamiento de residuos, aportamos alternativas y promovemos la sensibilización ciudadana. Desde aquí dar las gracias a todas las entidades y compañeros que luchan para poder hacer realidad nuestra misión, compartidas con todas ellas.

Y qué aspectos son los que trabajamos en red?

Desarrollamos proyectos de inserción laboral donde el trabajo con otras entidades del tercer sector es clave para favorecer un objetivo común: la inserción.

  • Programa Incorpora
  • Programa Labora

Nos coordinamos con otras entidades del tercer sector y organismos públicos para favorecer la inserción laboral de los colectivos vulnerables. Tenemos muchos convenios de colaboración que nos derivan personas que necesitan recursos de inserción y de formación sólo a guisa de ejemplo los últimos firmados son:

  • Servicios Sociales La Llagosta
  • EMFO Mollet
  • Barberà Inserta

Somos promotores y participamos en diferentes redes y federaciones:.

FEICAT

AERESS

ECAS

XES

XARXA INCLUSIÓN DE MONTCADA I REIXAC

XARXA DE INSERCIÓ LABORAL DE BARCELONA

TAULA DE PARTICIPACIÓN SOCIAL

BARCELONA +SOSTENIBLE


En definitiva Andròmines en las redes, como en nuestro día a día, aprendemos de la propia experiencia, de la propia práctica. Y no paramos de aprender. Nos acompañas?

Montse Romo

Responsable comunicación y Estratégia